Es cierto que existe una vulnerabilidad biológica pero no un “gen de la ansiedad”. Los trastornos de ansiedad son el resultado de diferentes factores (genética, sucesos vitales, personalidad, entorno…).