Parálisis por análisis, cuando pensar demasiado nos bloquea

Seguro que en más de una ocasión has experimentado lo que se conoce como parálisis por análisis o bloqueo. Esa situación en la que rumias pensamientos en tu mente esperando llevarlos a la acción, algo que termina no sucediendo. Pero ¿por qué no a todas las personas les sucede esto?, ¿qué es lo que ocurre para que se termina experimentando la parálisis por análisis? Esto es a lo que vamos a dar respuesta a lo largo de este artículo.

Algo que debemos tener en cuenta antes de adentrarnos más en este concepto es que la parálisis por análisis puede darse en cualquier contexto, ya sea laboral, relacional o, incluso, educativo (tal y como señala el artículo Análisis de las barreras del aprendizaje organizacional desde la perspectiva de los centros educativos). Por lo tanto, su presencia en diferentes ámbitos hace necesario que abordemos la parálisis por análisis con la debida importancia.

La parálisis por análisis en los diferentes ámbitos

La parálisis por análisis no solo puede impedirnos pasar a la acción, sino también tomar decisiones rápidas. Esto, tal y como señala el estudio Retailers en la base de la pirámideprovoca un importante retraso que frena los avances de cualquier empresa.

Todos podemos recordar alguna situación en nuestra vida en la que una decisión tardía provocó la pérdida de una gran oportunidad. Esto en el sector de las organizaciones es aún más importante si cabe.

Las decisiones rápidas nos hacen competentes y flexibles para adaptarnos a cualquier circunstancia inesperada. Sin embargo, las dudas, el miedo y la incapacidad para gestionar la ansiedad en una situación como esta son contraproducentes.

El bloqueo en la educación

Otro ámbito en el que se suele manifestar la parálisis por análisis es en la educación. Esto es debido a la forma en la que se enseña en los centros educativos en la actualidad. A los estudiantes se les da una gran cantidad de información que deben asimilar sin que esto les permita tener tiempo para desarrollar su pensamiento crítico y su creatividad.

Además, la presión de las notas y de los padres puede hacer que la preocupación por los resultados sea tan exagerada que provoque una parálisis por análisis o bloqueo. Todo esto debido, sin duda, a la imposibilidad de alcanzar la perfección.

La parálisis en las relaciones

En la actualidad, podemos ser conscientes de lo mucho que está presente la parálisis por análisis en las relaciones. A pesar de no estar cómodos con la persona que es nuestra pareja, nuestros pensamientos comienzan a «pelearse» entre sí debido a que se forman dos bandos: los que quieren pasar a la acción y los que justifican lo que ha sucedido haciéndonos sentir culpables.

A todo esto hay que sumarle aquellas creencias que tenemos o miedos (miedo a la soledad, a estar sin pareja, a quedarnos sin amigos, etc.) que hacen que la parálisis por análisis se haga cada vez más presente. Esto nos impide tomar ninguna decisión distinta que no sea quedarnos como estamos.

«Con el paso de los años he descubierto que el exceso de información es peor que su escasez».

-Zygmunt Bauman-

¿Se puede salir de la parálisis por análisis?

La parálisis por análisis se puede gestionar de una manera que deje de intervenir en nuestra vida. Pero, para ello, debemos llevar a cabo una serie de pasos. Estos nos ayudarán a lidiar con toda esa información que revolotea por nuestra mente y cuya rumiación impide que pasemos a la acción.

  • Limitar el número de opciones: si estamos atascados por un exceso de información es necesario escoger dos o tres opciones y analizarlas detenidamente. Por ejemplo, si estamos buscando dónde realizar nuestras prácticas del máster, hacer una lista y quedarnos con solo tres empresas nos ayudará a evitar la parálisis por análisis.
  • Escoger la primera opción razonable: a pesar de que no sea del todo perfecta o ideal, decantarnos por aquello a lo que le hemos dicho «sí», en un principio es una buena oportunidad para salir del bloqueo.
  • Marcarnos una fecha límite: en el caso de que seamos incapaces de salir de la parálisis por análisis podemos marcarnos una fecha límite en el calendario donde debamos ejecutar la acción sí o sí.
  • Mirar la situación desde otro punto de vista: podemos pensar en cómo le aconsejaríamos actuar a una persona que estuviese en nuestra misma situación. Incluso, hablar con personas cercanas que nos permitan tener otro punto de vista.
  • Pensar en las consecuencias: centrarnos en lo que puede ocurrir si no tomamos una decisión rápida (pérdida de la oportunidad de conseguir un empleo) puede ayudarnos a acortar esa fecha límite y tomar acción mucho antes.

¿En qué ámbitos sueles sufrir parálisis por análisis? ¿Has utilizado alguna de estas opciones para salir de ese bloqueo que te impedía tomar acción?Esperamos que este artículo te permita aclarar algunas ideas. En el caso de que te veas imposibilitado para salir de esta situación tú solo, no dudes en pedir ayuda profesional.

Por Gema Sánchez Cuevas